Litio trastorno bipolar

Litio – tratamiento contra el trastorno bipolar (litio trastorno bipolar)

En el trastorno bipolar existen 2 fases bien diferenciadas en la vida de un enfermo bipolar, estas son:

Los episodios de crisis (manía o depresión), y los periodos de remisión que significa los periodos cuando el enfermo no padece ningún episodio del trastorno.

Litio trastorno bipolarEn los periodos de remisión, Los  medicamentos que se toman son de tipo preventivo y son los que regulan el estado del ánimo, el humor y así evitan las recaídas tanto maníacas como depresivas.

Como imagino que ya sabrás, todo enfermo de trastorno bipolar debe tomar sus medicamentos mientras dure la enfermedad, y en el momento actual, es considerada crónica o dicho de otro modo: para toda la vida.

En resumen, el trastorno bipolar es para toda la vida y el enfermo deberá tomar sus medicamentos tanto cuando sufra una crisis como en las fases de remisión o tranquilidad.

Uno de los medicamentos más usados y de gran efectividad es el Litio, que se suministra en formato de pastilla y que se utiliza para regular el estado de ánimo.

Veamos a continuación Qué es el Litio y para que sirve:

El litio no se encuentra en el organismo de las personas, salvo en muy pequeñas concentraciones que llegan a nuestro organismo por medio de los alimentos y, quizás el agua de algunas zonas.

Funciona de la siguiente manera,

Una vez tomado el litio (carbonato de litio) se distrie por el sistema nervioso central donde interactúa con varios neurotransmisores (sustancia química que trasmite información de neurona a neurona) y receptores celulares, consiguiendo  disminuir la liberación de noradrenalina ( hormona que actúa aumentando la presión arterial) y aumentando la síntesis de la serotonina (inhibidor de la ira, el sueño, la sexualidad, etc.).

Bien, una vez explicado lo anterior, resulta que las personas con trastorno bipolar, al recibir como tratamiento una cantidad significativa de sal de litio, (en concreto carbonato de litio) se consiguen, en muchísimos casos, que el estado de ánimo esté estable.

Es importante indicar que a una persona con trastorno bipolar, no le falta el litio, sino que esta sal al tomarse en dosis terapéuticas ayuda a normalizar su ánimo, con lo que se consigue  prever la aparición de las recaídas en fases maníacas y depresivas del trastorno bipolar.

La dosis que necesitas, lo estipulará tu médico especialista (psiquiatra) y se basa en mantener el litio en tu organismo en cantidad suficiente para conseguir su objetivo.

Esta franja, se le llama franja terapéutica. Por debajo y por encima de esa franja, está demostrado que pierde sus propiedades de estabilizante emocional.

Por ejemplo, suponiendo que en tu país la franja terapéutica se encuentre en el rango 0,60 mínimo y 1 20 máximo, el médico una vez recetado el litio para su tomo, posteriormente realizará sus mediciones hasta que el vea que en tu organismo es retenido la cantidad de litio que vaya en ese rango y que observe que tu cerebro reacciona positivamente.

Por lo tanto, la dosificación es personal ya que factores como la edad, sexo, masa muscular, consumo de sal, sudoración, como te funcionan los riñones y tu capacidad de absorción y eliminación, ejercen su influencia en tu capacidad de retener el litio.

El análisis que se realiza para comprobar que te mantienes en tu franja terapéutica es por medio de un análisis de sangre, se llama litemia, miden, como he mencionado, la concentración de litio en el organismo. Análisis periódicos permiten al médico ajustar la dosis que sea más efectiva.

Por lo general, el litio se dispensa en pastillas de carbonato de litio de 400 mg y, además de ser efectivas,  son bien toleradas por el cuerpo. Aunque no tiene por que pasar nada, es importante que sepas que puede producir efectos secundarios, como temblor, sed, diarrea, dolor abdominal, mareo, necesitar orinar más de lo habitual.

Si por cualquier motivo, tomas más litio que la dosis indicada por tu médico,  puedes sentir algunos síntomas de intoxicación, que serán como los anteriores efectos secundarios pero de mayor intensidad, además de desorientación y confusión. Si te sientes así o por precaución debes acudir al servicio de urgencias ya que podrías necesitar una diálisis (es un proceso mediante el cual se extraen las toxinas que el riñón no elimina).

En el caso de que no puedas tomar litio, no debes preocuparte ya que existen otros medicamentos (más modernos), por ejemplo, algunos de los que se utilizan para la epilepsia y que han demostrado funcionar muy bien para la prevención de recaídas en el trastorno bipolar, como el acido valproico, la carbamazepina, etc.

 En conclusión.

El Litio en su formato de Carbonato de litio, es un medicamento usado desde ya mucho tiempo pero que su efectividad ha hecho que esté presente en muchos tratamientos contra el trastorno bipolar. La única precaución es la de hacerse los análisis periódicos (litemias) para no estar por debajo de la dosis terapéutica, con lo cual no conseguiríamos nada y no sobrepasarla evitando posibles intoxicaciones y efectos secundarios.

Espero te haya servido.

Litio trastorno bipolar¿Quieres saber más?
Manténgase al día sobre las últimas noticias bipolar, investigación, información y opiniones en nuestra revista electrónica, que se envía  tu buzón de correo electrónico. Para suscribirte gratuitamente pulsa aquí Revista Trastorno Bipolar

Litio trastorno bipolar


Comentarios están Cerrados